SEMANA SANTA 2017


  • SÁBADO DE PASIÓN
     La Semana Santa no podía empezar de mejor forma, en familia. El "almuerzo de mujeres" como tradicionalmente se conoce. Un salón a rebosar y un cuartel vestido de gala era el marco incomparable para disfrutar de la primera jornada de la Semana Santa 2018. Tras la primera toma de contacto en el recibidor de la corporación, a las 15 horas todos los asistentes subieron al salón para disfrutar de este intenso almuerzo.

    En esta ocasión la mujer de nuestro hermano Medalla de Oro, Conchi Haro, fue la encargada de bendecir los alimentos y dar lectura de la Biblia. De momento ya se dejaron escuchar cuarteleras y cánticos al Señor de la Humildad. El hermano presidente, Juan Fernando García, dio la bienvenida a todos con unas bonitas palabras y, de esta forma, abrió nuestra Semana Mayor.

     Al poco rato, nuestro hermano Mario Quero tomó la palabra para dedicar unas palabras a las madres. A las madres veteranas, a las que han pasado muchas alegrías y algunas tristezas con sus hijos. A las que siguen dándolo todo por ellas. Al terminar su intervención entonó la bella plegaria a Jesús Nazareno que fue muy aplaudida por todos los asistentes. 

     El presidente obsequió a Concepción Pariente "Conchita" con un ramo de flores. Por estar "siempre ahí". Por estar predispuesta para la corporación y por toda su ayuda. Conchita agradeció tal gesto innecesario porque ella lo hace con muchísimo gusto ya que todos somos familia. Intervenciones, también, como la de nuestro hermano Antonio Ortiz, engrandecieron este día y nos hizo emocionarnos. Palabras que dedicó a su hermano Guillermo, hermano que "mamó" desde muy pequeño esto de El Pez; terminaron fundiéndose en un gran abrazo.

















     A nuestro hermano Carlos Mora se le hizo entrega de un bello recuerdo para que la Casa de Córdoba, de la que es vicepresidente, para que La Historia de Tobías este presente. Agradeciendo Carlos, y su esposa, dicho gesto. Saetas como la de nuestro hermano Francis Palma y palabras como las de nuestro hermano Medalla de Oro, José Delgado, siguieron subiendo un ambiente que ya estaba casi en su máxima expresión.

     A nuestros grandes amigos Andrés Illanes, y su esposa Mª Ángeles, se les entregó el primer azulejo que iba a ser obsequio y recuerdo de este año para nuestras familias. Muy agradecidos ellos, pero más nuestra corporación por estar siempre dispuestos para cualquier menester. Tras esto, como siempre, de forma jocosa, nuestro hermano Jorge Guerra repartió los obsequios a todos los presentes.
















     El almuerzo iba a llegar a su fin, pero antes, el presidente hizo entrega a nuestro hermano Antonio Maíz y su mujer Virginia de un ramo de flores para que le fuera entregado a su madre, que estaba recuperándose de una operación y que siempre, cada Viernes Santo de mañana, nos brinda su casa y su hogar a su corporación. 

    Inmejorable presentación de la Semana Santa 2017. Sólo quedaba abrirla presenciando a la Virgen de la Guía, la cual varios hermanos de la corporación pertenecen y que les fue deseada una gran Estación de Penitencia.




Crónica: Mario Quero Delgado
Fotografías: Lorenzo Jurado Luque Romero
----- ----- -----


  • DOMINGO DE RAMOS
      Tras una gran jornada anterior, y después de deleitarnos con el pregón de José Joaquín Borrego, la corporación se disponía a celebrar uno de sus días más importantes, el Domingo de Ramos. Como siempre, a las 14 horas la cita era en la Iglesia de la Asunción para rezar y pedirle al Humilde y tras esto, comenzar la celebración en el cuartel. Tras el tiempo de cortesía en el recibidor, a eso de las 15 horas todos los asistentes subieron al salón; un salón repleto al igual que la jornada anterior.

     En esta ocasión fue nuestro hermano Andrés Delgado el encargado de bendecir los alimentos y dar lectura a las Sagradas Escrituras. Tras el brindis, la mesa se abrió con el Cantemos Tu Gloria al que lo siguió vivas, cuarteleras, cánticos y saetas. Como siempre, nuestro hermano presidente dio una sentida bienvenida a todos los presentes, en especial a nuestros invitados que, no eran como tal, ya que eran los que acostumbran a visitarnos. 

    El ambiente era un reguero de cánticos, algo tan peculiar en nuestro cuartel. Los vivas, brindis se sucedían tras cada cuartelera. En definitiva, se gestó ese ambiente mágico que sólo La Historia de Tobías sabe darle a la mesa.







    De nuevo nuestro hermano Juan Fernando, el presidente, tomó la palabra para obsequiar con un recuerdo a nuestro hermano Enrique Aguilar "Quique". Por todo lo que significa para El Pez. Por sus disertaciones cada Jueves Santo, por acercanos a Dios cada vez que toma la palabra. Por recordarnos siempre el por qué de estar sentados alrededor de esta mesa. Quique, sorprendido, agradeció dicho gesto, emocionado fue agasajado por un abrazo del presidente y un aplauso de todos los presentes. Con el almuerzo ya avanzado llegó un gran momento, la entrega de la medalla de plata a nuestro hermano Carlos Mora de la Nogal. Señal de que entraba a formar parte como hermano de "pleno derecho" a nuestra corporación. Aunque él, no era novato en estas lides, ya que gracias a su padre, desde que nació forma parte de esta gran familia. Su padre, y padrino de corporación, junto a su hermano fabián, muy orgulloso dedicó unas palabras a su hijo a sus hermanos. A su hijo indicándole la grandeza de esta corporación. Y a su corporación de la orgulloso de que su hijo, y un nuevo hijo de la corporación, entrara a formar parte de nosotros. Carlos "hijo", por su parte, dedicó unas preciosas palabras a todos, recitando una bella poesía a todos los presentes. 

     Este mágico ambiente siguió para enlazar con el momento culmen de la comida. No era otra que la entrega de la medalla de oro al hermano José Delgado Palma, veinticinco años ininterrumpidos en la corporación. Pepe acompañado de su hijo, nuestro hermano Guillermo, y su padre. Además de estar presente de sus otros sobrinos, también hermanos de corporación (Víctor, Carlos y Mario) henchido tomó la palabra e hizo un recorrido por todos esos veinticinco años de corporación. Previamente, su padrino, nuestro hermano Lorenzo hizo una pequeño exaltación de nuestro hermano Pepito. Cediéndole a su padre, Pepe Delgado, el honor de imponerle dicha medalla a su hijo. Guillermo también tuvo palabras de agradecimiento y exaltación a su padre; siendo este, unos de los momentos más emotivos de esta gran Domingo de Ramos. 














    Para finalizar la jornada, José Delgado Palma, hizo entrega de una matraca, herencia del fallecido Padre Don Rafael Caballero (q.e.p.d.). Utensilio que se utilizaba antaño para llamar a misa el Viernes y Sábado Santo que no tocaban las campanas. Recuerdo muy apreciado por toda la corporación y que con el que empezaríamos el Viernes Santo un bello acto.



    Y así terminó este gran almuerzo del Domingo de Ramos. Pero no así la jornada, ya que estaríamos al poco tiempo quitándole la última pata a nuestra Vieja Cuaresmera.

Crónica: Mario Quero Delgado
Fotografías: Lorenzo Jurado Luque Romero
----- ----- ------

No hay comentarios:

Publicar un comentario