jueves, 4 de febrero de 2016

     Hoy son de esos días en los que te levantas distinto. Con esa especie de nerviosismo, porque no es un jueves cualquiera, un día normal. Hoy es Jueves Lardero. El día en el que todo vuelve a empezar. 

     A eso de las nueve de la noche, y tras la exaltación al Jueves Lardero, ante la puerta de las decanas de las Parroquias, al mismo tiempo que se verá prender un haz de luz acompañado de un fuerte olor a azufre, comenzará el primer tintineo del año de la campanita; la que irá avisando a todo el pueblo, que Puente Genil ya está en Cuaresma. 


     Los días se precipitarán entre "quinarios, sermones y letanías", aniversarios de cofradías y corporaciones, ensayos de costaleros y bastoneros, el sonido de la plata y los templos entreabiertos serán el día a día de un Puente Genil que se prepara, lento, pausado, con las mismas pautas de siempre, hacia la Semana más Grande y más larga del año.

     Los cuarteles olerán a caldo y a bullicio y El Calvario se prepara para recibir a las diferentes corporaciones para pedirle. como siempre, cantando y brindando por lo que se fueron.

     Puente Genil está en Cuaresma. A vivirla intensamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario