lunes, 13 de febrero de 2017


     Cierto y verdad que desde que la Iglesia de La Asunción del Convento de San Francisco fuera proclamada Bien de Interés Cultural (BIC), paulatinamente, ha ido mejorando su aspecto y ha dejado de ser el templo "olvidado" de Puente Genil, siendo, sin duda alguna, uno de los que más valor artístico tiene, por no afirmar el que más. Una iglesia que, por no tener culto diario, se estaba descomponiendo, poco a poco, de una forma triste y alarmante.

     Recordar, como no, a nuestro anterior Cofrade Mayor, José Antonio Torres (DEP), el cual fue el gran impulsor y luchador para que esta joya comenzara a ser recuperada. Los primeros pasos, encabezados por la Cofradía de la Humildad, fueron sencillos y simples, pero que ya comenzaban a adecentar un templo religioso que sólo reflejaba dejadez y desidia. Comenzaron, anualmente, a pulir y recuperar un piso de mármol gris que comenzaba a darle a la iglesia un brillo diferente y especial. Las cofradías del Humilde y la Amargura adornaron el Altar Mayor con unas caídas o pendones granates que embellecían claramente al Hospital. 

Retablo Mayor

    Como no, el gran proyecto que se ha ejecutado hasta ahora, ha sido el de la restauración y recuperación del Camarín actual del Señor de la Humildad y Paciencia, antaño  el que ocupaba la Virgen de la Asunción. Obra financiada por la Diputación de Córdoba y llevada a cabo por el artista pontanés José Manuel Cosano, el cual ha hecho un gran trabajo durante dos años y que terminó el pasado año 2016. Un arista que recomendó a las cofradías que eliminaran las barras y puntos de luz al gran retablo mayor barroco de la iglesia, al ser un gran peligro y al perder, con esto, majestuosidad y valor artístico a dicha obra. 

Techumbre recién pintada
     La apertura del templo todos los viernes de mes, añadiendo las misas dominicales han hecho que dicho templo vaya, poco a poco, abriéndose al público y pueda darse a conocer unas de las grandes joyas de Puente Genil, con respecto a templos ser refiere. 

     Y el último trabajo de mejora, el cual terminó la pasada semana, fue el de la pintura interior de la Asunción. El cual ha hecho recuperar gran esplendor a esta iglesia. No el de antaño, porque la situación económica lo hace inviable, pero sí una entidad, una dignidad y una belleza propia de dicha iglesia. La iglesia ha sido pintada blanca y amarillo centeno, color recomendado por José Manuel Cosano. Trabajo sufragado, a partes iguales, por las cofradías de la Humildad y Amargura junto con la Iglesia. 

     En los trabajos de pintura, limpiando paredes, se pudieron ver vestigios de la grandiosidad de esta iglesia y de los frescos que, debajo de esta pintura plástica, hay escondidos. Dibujos con colores naranjas y azules vivos, que hacen ver la consonancia que tendrían en su época con el Camarín central, ya recuperado, y la cúpula que, aunque en mal estado, se puede contemplar perfectamente; y la grandiosidad que, en su época más floreciente, tuvo este templo. Todo este trabajo se completará, esta semana, con nueva bancada para la feligresía, ya que los que habían estaban en muy mal estado y con la limpieza, en gran medida, del retablo mayor, que también ya se ha realizado.



Vestigios de los frescos que antaño luciría la Iglesia


     Desde aquí felicitar y dar la enhorabuena por tales trabajos para engrandecer el patrimonio de Puente Genil. Por el esfuerzo de las cofradías y la iglesia en recuperar uno de nuestro mayores tesoros, la Iglesia de la Asunción del Convento de San Francisco, conocida vulgarmente como "El Hospital".




No hay comentarios:

Publicar un comentario