viernes, 1 de junio de 2018


     Tras los hechos acaecidos el pasado 3 de Mayo, Día de la Cruz entre el presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas y varios miembros de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno y tras ver el orden del día de la Asamblea General de dicha Agrupación, celebrada ayer jueves 31 de mayo, se podía augurar una reunión con bastante información para la próxima Semana Santa, en la que se daría a conocer los puntos más importantes de la ya pasada, pero sobre todo se podía presumir una Asamblea tensa y bastante controvertida como, finalmente, así fue.
    Dicho acto comenzó con una carta del Presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas, Juan Miguel Granados, en el que pedía, humildemente, perdón a la Cofradía de Jesús Nazareno, a todos los asociados, a la Semana Santa de Puente Genil y a la Iglesia tras los hechos desarrollados el pasado Día de la Cruz con la Junta Directiva de la Cofradía del Patrón. Argumentando que todos el mundo puede tener un día malo y que sus palabras y actos no fueron propias de un buen cristiano, manantero y presidente de dicha entidad.

    El desarrollo de la junta, que la hizo un vicepresidente de la misma, José Linares, siguió su curso. Distinciones 2019, Medallas de Oro, valoración de la Semana Santa 2018 y aplicación del Reglamento de Régimen Interno fueron los puntos ordinarios que siguieron su curso. Hasta llegar al punto de la Comisión informativa/sancionadora que valoraría los hechos anteriormente dichos y propondría sanción para el Presidente de la Agrupación, en caso de que la hubiera. El gran trabajo de dicha comisión, presidida por Antonio Baena Cobos, Cofrade Mayor de la Amargura, se dio a conocer a todos los asistentes (que fueron la gran mayoría de los asociados debido al delicado tema a tratar), explicando los hechos que, según la comisión tras escuchar detenidamente todas las versiones, se produjeron y terminando con la propuesta de sanción para Juan Miguel Granados. A partir de aquí, la Cofradía de Jesús Nazareno, disconforme con lo explicado con la comisión nombrada, comenzaron una sucesión de debates y discusiones que no llegaron a ningún sitio y finalmente se expuso a votación la propuesta de sanción siendo rechaza por la gran mayoría de los asistentes.

     A raíz de esto, Juan Miguel Granados se levantó en la Asamblea para comunicar que pondría su cargo a disposición de la Diócesis de Córdoba, más en concreto del Delegado Diocesano y le diera las premisas a seguir. Por lo que este triste episodio para nuestra Semana Santa no llegó a su fin en dicha asamblea. Que todo tenga la mejor solución posible por le bien de nuestra Semana Santa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario